Patologías del sistema nervioso periférico

NEUROPATIA PERIFÉRICA

Es la falta de funcionamiento adecuado de uno o varios tipos de fibras nerviosas. Si sólo afecta a un tipo de fibras es una neuropatía sensitiva o motora; si afecta a ambos tipos es una neuropatía mixta. Además, la neuropatía puede afectar a un solo nervio, a un grupo de nervios o a los nervios de todo el cuerpo. El sistema nervioso periférico es el encargado de llevar información sensitiva (fibras nerviosas sensitivas) al sistema nervioso central y de ejecutar las órdenes de éste por medio de los músculos (fibras nerviosas motrices) o las glándulas de secreción (cutáneas, salivares, lagrimal; fibras nerviosas vegetativas). La mayoría de los nervios contiene fibras sensitivas, motrices y vegetativas.

nerv1

Las causas más frecuentes de neuropatía son enfermedades hereditarias, la diabetes y otras alteraciones metabólicas, trastornos autoinmunes (como artritis reumatoide o lupus), enfermedad renal crónica, infecciones, enfermedades vasculares, niveles bajos de vitamina B12, o intoxicaciones por metales pesados o algunos fármacos. También pueden causar neuropatía el hipotiroidismo, el consumo excesivo y prolongado de alcohol o la compresión de un nervio (hernia discal) .

nerv2

¿Cuáles son los síntomas?

Dependen del nervio afectado y del tipo de fibras que se afecten dentro de él. Los más frecuentes son dolor y entumecimiento: el hormigueo o picor, así cómo el dolor profundo pueden indicar daño neurológico; pero también es un síntoma de lesión nerviosa la pérdida de la sensibilidad, o la sensibilidad anormal, en un territorio de la piel. Las lesiones de los nervios periféricos también pueden producir calambres, debilidad muscular o dificultad para el movimiento de una parte del cuerpo. Además, pueden aparecer problemas para digerir alimentos, mareos, disfunción sexual, problemas de retención de orina, exceso de sudoración, etc …

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de las neuropatías periféricas se basa en la historia clínica y pruebas complementarias de analítica, imagen, la actividad de los músculos y los nervios y, en última instancia, en la biopsia del nervio.

Tratamiento

El mejor tratamiento es eliminar la causa o causas del daño neurológico; si no es posible se pueden tratar los síntomas, tanto sensitivos como motores. A veces consiste en controlar la diabetes, suspender el consumo de alcohol, cambiar alguno de los medicamentos que se está tomando. Casi todas las neuropatías periféricas se benefician de algunos cambios en la alimentación y de suplementos vitamínicos, especialmente vitamina B12. Si la causa de la lesión es una compresión del nervio, es necesario descomprimirlo. La fisioterapia/osteopatía ayuda a descomprimir dichos nervios mejorando la fuerza y el control muscular, así como el dolor.

El tratamiento del dolor periférico es complejo y la mayoría de los fármacos analgésicos que se utilizan actúan interfiriendo con las moléculas que producen el dolor, bloqueando sus receptores que se encuentran en las fibras nerviosas. Además, se puede actuar sobre las zonas del asta posterior de la medula espinal donde contactan las fibras nerviosas periféricas sensitivas. Por eso los medicamentos empleados para tratar otros problemas médicos, como convulsiones o depresión, también pueden ayudar a manejar el dolor periférico.